En España, más de ocho millones de personas sufren dolor, y sólo casi 1 de cada 2 está correctamente tratado

Campaña de sensibilización frente al dolor “Da voz al dolor” Uno de cada cinco españoles padece dolor.

  • Es la causa más común de absentismo laboral, suponiendo un coste de cerca del 3% del PIB en Europa
  • En España hay 184 Unidades del Dolor, que contribuyen a la reducción de la incidencia y severidad del dolor, mejorando la calidad de vida del paciente.
  • El Dolor Irruptivo Oncológico (DIO) es uno de los dolores oncológicos más frecuentes, que afecta entre el 40% y el 80% de los pacientes con cáncer

La Sociedad Española del Dolor (SED) ha puesto en marcha, con el apoyo de TEVA Oncology, la Campaña de sensibilización “Da voz al dolor”, para resaltar la importancia de que los pacientes deben comentarlo en sus consultas médicas y para explicar la labor que realizan las 184 Unidades del Dolor existentes en los hospitales españoles.

El dolor es un problema sanitario importante cuyas consecuencias merman considerablemente la calidad de vida de quienes lo padecen, lo que influye de forma negativa en su entorno social, laboral y en sus relaciones personales. En España, una de cada cinco personas sufre dolor (ocho millones de personas) y más de dos millones y medio lo padecerán de forma crónica. A pesar de ser una prioridad sanitaria, en un 60% de los casos todavía está infratratado y es la causa más común de absentismo laboral.

“El dolor y, sobre todo, su abordaje incorrecto, provocan consecuencias económicas importantes. Se estima que su coste es de alrededor de un 3% del PIB en Europa, tanto por los costes directos (recursos humanos, coste de materiales y técnicas, camas hospitalarias, gasto farmacológico, etc.) como indirectos (absentismo laboral, bajas, disminución de la productividad del paciente que sufre dolor, pensiones, indemnizaciones, etc.) relacionados con el dolor”, ha explicado el Dr. César Margarit Ferri, jefe de Sección de la Unidad del Dolor del Hospital General Universitario de Alicante y vocal de la Sociedad Española del Dolor (SED).

Las mujeres lo sufren en mayor medida que los hombres (del 52% al 66% del total). Además, los mayores de 60 años son los que más dolor sufren, no bajando el porcentaje a menos del 50% en cualquier franja de edad.

“Con esta Campaña, hemos querido incidir en la importancia de que los pacientes den voz al dolor que padecen comunicándoselo a su médico y en explicar qué es una Unidad del Dolor y cuándo un paciente debe acudir a ellas”, ha concretado el Dr. Margarit.

Asistencia especializada en las Unidades del Dolor

Para el tratamiento del dolor crónico, muchas Comunidades Autónomas disponen de Unidades del Dolor, sumando en la actualidad 184 en diferentes hospitales de toda España. Desde las Unidades del Dolor se realiza un tratamiento integral del paciente con dolor, para que pueda recuperar su bienestar físico y emocional.

“Los principales objetivos de estas Unidades son reducir la incidencia y severidad del dolor, mejorar la calidad de vida del paciente, disminuir las complicaciones derivadas de una reducción ineficaz del dolor y educar a los pacientes y a sus familiares sobre los beneficios de una analgesia eficaz y sobre los riesgos de un tratamiento inapropiado del dolor, entre otros”, ha explicado la Dra. Concepción Pérez Hernández, jefe de la Unidad de Dolor del Hospital Universitario La Princesa de Madrid y vocal de la SED.

Coordinadas habitualmente por anestesiólogos, las Unidades del Dolor cuentan con un equipo asistencial multidisciplinar (neurocirujanos, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, reumatólogos, oncólogos, psicólogos, psiquiatras, médicos de Atención Primaria, personal de enfermería, etc.), dedicados específicamente al tratamiento del dolor.

Para la Dra. Pérez, “el concepto multidisciplinar de estas Unidades debe contribuir a situarse como referencia, formación y consulta para otras especialidades, en todo lo que se refiera al dolor complejo, su diagnóstico, tratamiento y seguimiento”.

El DIO impacta en la calidad de vida del paciente oncológico

Uno de los dolores oncológicos más frecuentes es el Dolor Irruptivo Oncológico (DIO), que se manifiesta como una exacerbación aguda del dolor caracterizada por aparecer una media de cuatro veces al día, con una duración media de entre treinta minutos y una hora.

“A pesar de la alta incidencia de pacientes con Dolor Irruptivo Oncológico (entre el 40% y el 80%), éste continúa estando infradiagnosticado y aproximadamente en la mitad de los pacientes no se diagnostica adecuadamente y, por tanto, tampoco se trata correctamente”, ha afirmado el Dr. Juan Pérez Cajaraville, jefe de la Unidad de Dolor de la Clínica Universitaria de Pamplona y vocal de la SED.

Por eso, los especialistas de Unidades del Dolor han coincidido en la necesidad de detectar, diagnosticar y tratar el DIO lo antes posible, con un tratamiento personalizado y administrando los fármacos más adecuados.

“Los pacientes con Dolor Irruptivo Oncológico están ante una epidemia silenciosa que les roba la vida, y necesitan que haya una colaboración real y efectiva de todos los profesionales. No es lo mismo tener un dolor leve (1-4) o moderado (5-6), que un dolor de 7 o más (en una escala 1-10). En este nivel, el paciente requiere tratamiento, y alcanzaría el confort cuando consigue un alivio de su dolor en un nivel de 3,5”, ha concluido el Dr. Pérez Cajaraville.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios en esta página web. Al seguir navegando, acepta el uso que hacemos de dichas cookies. Para más información consulte nuestra política de cookies.

Acepto el uso de cookies en esta página